viernes, 15 de octubre de 2010

ESCUELA FISIOCRATAS


FISIÓCRATAS

DEFINICIÓN:
 
Con los fisiócratas, aparece por primera vez una escuela de pensamiento económico con una cabeza reconocida, un grupo de seguidores íntimamente unidos para exaltar y extender las doctrinas del maestro y una publicación periódica para contribuir a su difusión. A partir de los fisiócratas, fueron surgiendo diversas escuelas de pensamiento económico, como la clásica, los marxistas, las de los economistas históricos, los neoclásicos y los keynesianos. Aunque ha habido con frecuencia nuevas ideas que han surgido fuera de los ámbitos de dichas escuelas, su absorción en la corriente principal del pensamiento económico ha requerido normalmente el apoyo activo de un grupo de eruditos informalmente organizado. En algunas ocasiones, como en el caso de las escuelas de Lausana, de Austria o de Cambridge, ha sido la base geográfica la que ha proporcionado el vínculo intelectual. Sin embargo, en. los casos en que el carácter académico de la escuela ha sido menos pronunciado, como ha ocurrido con los marxistas, ha faltado algunas veces dicha base geográfica. Como regla general, sin embargo, puede decirse que la formación de una escuela ha requerido un jefe con carisma y una base donde empezar; conforme iba avanzando el siglo XIX, esta última la proporcionó una posición académica relevante, mantenida por un importante período de tiempo. Roscher, Smoller, Menger y MarshalI, fundadores todos ellos de influyentes escuelas, dedicaron dichos años a su educación. Esta jefatura sostenida y prolongada fue algo que faltó a los fisiócratas y ésta es una de las razones por las que dicha escuela floreció sólo durante una docena de años, desde el final de la década de 1750 hasta 1770.
Esta escuela fue influida durante un viaje a francia por Adam Smith quienes buscaban relacionar los sectores de la economia y el funcionamiento de los mercado no regulado, sin embargo en esta escuela se contenian ideas notablemente coherentes sobre como era el desarroloo de la economia en francia.
De acuerdo a la ley natural en esta escuela se formulo una politica economica que sostenia el funcionamiento de està basandose en leyes que fueron ideas a un magistroso desarrollo economico y ala aparicion de las ciencias sociales.
Los fisiócratas consideraban que había un orden natural para todas las cosas, incluyendo la sociedad y el sistema económico. La palabra "fisiocracia" proviene del griego physis, naturaleza, y significa el gobierno del orden natural. La palabra fue utilizada por primera vez por Du Pont de Nemours pero sólo fue usada para identificar la escuela más tarde. En su momento el grupo era conocido solo como "les économistes".
Los componentes de la Escuela trabajaron muy unidos, actuando en cierta forma como una secta o un grupo de presión, con un manifiesto respeto al maestro y sin manifestar públicamente ninguna disensión. Obtuvieron rápidamente reconocimiento social gracias a su pertenencia a la alta sociedad, protección de miembros de la Corte -Mme. Pompadour-, capacidad financiera y acceso a medios de comunicación. Los órganos semioficiales fueron "Les Ephemerides du citoyen", una publicación de Nicholas Baudeau, y el "Journal d'Agriculture, du Commerce, des Arts et des Finances", ambas revistas dirigidas por Du Pont de Nemours. También se les encargó la redacción de algunas entradas a L'Enciclopedie.

A medida que se adentraba en el siglo XVIII, Francia se encontraba con un descenso de la producción y la Renta nacional, debido en gran parte a las costosas guerras y al elevado Gasto público en que incurrió Luís XIV durante su reinado. Al amparo de Quesnay, la fisiocracia aglutinó a un grupo de escritores, que se hacían llamar "economistas", como una reacción al excesivo Gasto de la corona y planteó como principal bandera la eliminación al máximo de la intervención estatal en la economía.
La escuela fisiócrata adoptó la forma de un grupo elitista. Con Quesnay  como maestro supremo, un reducido número de discípulos fieles (entre ellos Mirabeau, Dupont de Nemours, Mercier de la Riviére y Baudeau) se juntaba normalmente en la casa del doctor a discutir asuntos económicos. El grupo realizó varias publicaciones. Cabe mencionar, sin embargo, que el más destacado y conocido de los seguidores de esta doctrina, Jacques Turgot, nunca quiso pertenecer a la fisiocracia.
La premisa básica de la fisiocracia era respetar la naturaleza ante todo, ya que sus disposiciones son perfectas y sus leyes expresan la voluntad de dios. La razón principal es que para los Fisiócratas los intereses individuales de las personas se armonizan espontáneamente, por lo que la autoridad debe intervenir lo menos posible (en materia económica debe remitirse, fundamentalmente, a garantizar los derechos de Propiedad). De ahí que la famosa frase "Laissez Faire" sea la que mejor resume la doctrina fisiócrata, la que terminaría influenciando en gran medida al Liberalismo económico de los siglos posteriores. Si Bien los Fisiócratas defendieron la autoridad absoluta de la monarquía francesa, su Interés era que estuviera supeditada a un poder superior: las leyes de la naturaleza.
A pesar de la preferencia política de los fisiocratas por el despotismo monárquico, la economía política era peligrosa en aquella época de absolutismo y censura, lo que explica que Quesnay publicara la mayoría de su obra bajo pseudónimos o a través de sus discípulos.
Con Quesnay por primera vez se concibe el proceso de interacción mutua de los agentes económicos como un Flujo circular de renta y Gasto. Se representó un sistema en Equilibrio en el que interactúan tres clases económicas que producen la Renta nacional: campesinos, terratenientes, artesanos. De ellos, el único sector productivo era el agrícola.
Quesnay hizo el primer análisis de Equilibrio general en la economía, al comparar todos los movimientos económicos con los del cuerpo humano, considerando que un trastorno en una parte de la economía se transmite, tarde o temprano, al resto del sistema.
Así, por ejemplo, un desorden en la producción ocasiona un desorden en la Demanda y viceversa, a causa de la mutua Dependencia entre ambas.
La Tabla Económica de Quesnay es la primera representación gráfica de los flujos de Dinero en una economía
Quesnay, como médico, había participado de las discusiones sobre el proceso circular que se habían generado luego que William Harvey descubriera la circulación de la sangre, a principios del siglo XVII. Por lo tanto, Quesnay representó la idea de la corriente circular en 1758 en su "tableau économique" (tabla económica), un diagrama similar a los actuales modelos macroeconómicos, que representa todos los flujos de la economía, y en el que los procesos productivos interactúan en un Tiempo determinado como un flujo circular de Renta y Gast.
De este modo, se establecía que cualquier política que produjera el efecto de ampliar el flujo circular era coherente con el Crecimiento Económico, mientras que si lo limitaba, no lo era.
Fue tal la fascinación del marqués de Mirabeau con la invención de Quesnay que señaló que habían tres grandes invenciones en la historia: la escritura, el Dinero y la Tabla Económica de Quesnay. Si Bien esta apreciación puede ser exagerada no cabe duda que el Flujo del médico fue un avance teórico importantísimo para la economía.
Con la muerte de Quesnay la fisiocracia sufrió un duro golpe, y con la llegada de la Revolución Francesa recibió, paradójicamente, la estocada final.


ORIGEN:
A mediados del s. XVIII, en una Francia sumida en graves problemas económicos y cada vez más rezagada con respecto a Inglaterra, surge un grupo de intelectuales que propone por primera vez un esquema coherente del funcionamiento del sistema económico. El nacimiento de la Escuela Fisiocrática suele fecharse en 1757, en una conversación en la que el médico François Quesnay explica a Mirabeau las ideas que había estado madurando durante varios años.
La fisiocracia surge como una reacción de tipo intelectual a la común concepción de la vida intervencionista  del pensamiento mercantilista. Insistían que la intervención de intermediarios en varias etapas del proceso de la producción y distribución de bienes tiende a reducir el nivel total de prosperidad y producción económica. Ejemplos de estas intervenciones eran muchas pero los fisiócratas se fijaban en los controles gubernamentales tales como los monopolios, impuestos excesivos, burgueses parasitarios, y el feudalismo Europeo. Estas prácticas estaban asociadas con el corporativismo comercial o el énfasis desmesurado en el crecimiento industrial, los cuales estaban y están basados en el restrictivo interés privado. Y para ahondar más las diferencias, estudiaron los fondos, por lo que propugnaban el impuesto único sobre la tierra y sugerían la anulación de todos los establecidos por los mercantilistas. La tendencia general de los fisiócratas es el libre cambio. La tarea del economista se reduce a descubrir el juego de las leyes naturales. La intervención del estado es inútil, pues no haría otra cosa que interferir ese orden esencial. El interés de los fisiócratas se concentraba en gran medida en la definición de una estrategia macroeconómica de desarrollo que incluyera políticas coherentes. Es el primer movimiento que adopta un acercamiento sistemático a la teoria económica. Se creía que si esta ley era estudiada y enmendada, derivaría en condiciones armoniosas y beneficiosas para toda la humanidad. Fisiocracia se aplica al concepto total de un gobierno, no necesariamente a la actividad económica solamente. Porque los padres de esta teoria política veían el progreso económico como inseparable del progreso social, argumentando que gracias a la incrementada prosperidad natural las rivalidades entre grupos oponentes van a disminuir porque al final del dia va a costar mas de lo que vale.
La escuela Fisiócrata surge en Francia y se desarrolla exclusivamente allí. Estos pensadores se dieron cuenta de las relaciones entre los sectores de la economía y, por otro lado, estudiaron el funcionamiento de los mercados que no estaban regulados por el estado. Otra de sus características es el corto tiempo durante el cual se desarrolla el pensamiento fisiócrata: aproximadamente 30 años (desde 1750 a 1780). El término Fisiocracia, a la luz de su contenido etimológico significa "Poder de la Naturaleza"  (Physis = naturaleza, Cratos = poder) ó "Gobierno de la naturaleza.
Los representantes de la economía política  de Francia (FISIOCRATAS) en el siglo XVIII. El fundador de la escuela fisiocrática fue F. Quesnay. La parte central de la doctrina económica de los fisiócratas corresponde al problema de la plusvalía o del producto neto''. Los fisiócratas rechazaron la idea mercantilista de la riqueza como acumulación de dinero en el país (ver Mercantilismo). Consideraban que la única fuente de riqueza es la naturaleza, con cuyo concurso -a juicio suyo- y sólo con él puede crearse el producto neto. Reducían la plusvalía a un don físico de la naturaleza, creían que la agricultura es la única rama en que se crea el producto neto. Los fisiócratas daban el nombre de clase productora a la formada por los individuos ocupados en la agricultura. Definían la industria como esfera "estéril", y de las personas ocupadas en la industria decían que constituían la clase estéril, pues a juicio de los fisiócratas en la industria no se crea nueva riqueza. Concebían la plusvalía como un incremento material de los valores de uso, y no como un incremento del valor. A los fisiócratas corresponde el mérito de haber situado el problema concerniente al origen de la riqueza social en la esfera de la producción material en lugar de situarlo, como hasta entonces se había hecho, en la esfera de la circulación. Con ello sentaron las bases del análisis de la producción capitalista en su conjunto. Los fisiócratas fueron partidarios del dominio ilimitado de la propiedad privada, de la libre competencia y de la libertad de comercio exterior. Lo valioso de su doctrina estriba en hacer depender de la estructura económica la situación de las clases de la sociedad. Es asimismo un mérito científico de los fisiócratas el examinar el capital en la forma que adopta en el proceso de producción, en vez de identificar -como hacían los mercantilistas- el capital con la forma monetaria en que aparece ésta en la esfera de la circulación. Los fisiócratas dieron comienzo al análisis científico del capital fijo y del capital circulante mediante su doctrina de los anticipos iniciales y anuales. Fueron los primeros, en la historia de las ideas económicas, que intentaron analizar las leyes de la reproducción y de la distribución del producto social global bajo el capitalismo. Los clásicos del marxismo estimaron en mucho esa tentativa y la consideraron de alto mérito para su tiempo. El "cuadro económico" de Quesnay, aunque contenía muchas tesis contradictorias y erróneas, fue el primer ensayo llevado a cabo para presentar el proceso de la reproducción capitalista en su conjunto.


ANTECEDENTE:
 representantes de la economía política burguesa de Francia en el siglo XVIII. El fundador de la escuela fisiocrática fue F. Quesnay. La parte central de la doctrina económica de los fisiócratas corresponde al problema de la plusvalía o del producto neto''. Los fisiócratas rechazaron la idea mercantilista de la riqueza como acumulación de dinero en el país (ver Mercantilismo). Consideraban que la única fuente de riqueza es la naturaleza, con cuyo concurso -a juicio suyo- y sólo con él puede crearse el producto neto. Reducían la plusvalía a un don físico de la naturaleza, creían que la agricultura es la única rama en que se crea el producto neto. Los fisiócratas daban el nombre de clase productora a la formada por los individuos ocupados en la agricultura. Definían la industria como esfera "estéril", y de las personas ocupadas en la industria decían que constituían la clase estéril, pues a juicio de los fisiócratas en la industria no se crea nueva riqueza. Concebían la plusvalía como un incremento material de los valores de uso, y no como un incremento del valor. A los fisiócratas corresponde el mérito de haber situado el problema concerniente al origen de la riqueza social en la esfera de la producción material en lugar de situarlo, como hasta entonces se había hecho, en la esfera de la circulación. Con ello sentaron las bases del análisis de la producción capitalista en su conjunto. Los fisiócratas fueron partidarios del dominio ilimitado de la propiedad privada, de la libre competencia y de la libertad de comercio exterior. Lo valioso de su doctrina estriba en hacer depender de la estructura económica la situación de las clases de la sociedad. Es asimismo un mérito científico de los fisiócratas el examinar el capital en la forma que adopta en el proceso de producción, en vez de identificar -como hacían los mercantilistas- el capital con la forma monetaria en que aparece ésta en la esfera de la circulación. Los fisiócratas dieron comienzo al análisis científico del capital fijo y del capital circulante mediante su doctrina de los anticipos iniciales y anuales. Fueron los primeros, en la historia de las ideas económicas, que intentaron analizar las leyes de la reproducción y de la distribución del producto social global bajo el capitalismo. Los clásicos del marxismo estimaron en mucho esa tentativa y la consideraron de alto mérito para su tiempo. El "cuadro económico" de Quesnay, aunque contenía muchas tesis contradictorias y erróneas, fue el primer ensayo llevado a cabo para presentar el proceso de la reproducción capitalista en su conjunto.
Para esto se fijaron que la producción debía ser mayor a la que se necesitaba para pagar los factores (costos reales) a la sociedad; es decir, se generaba una plusvalía la cual fue denominada Producto Neto, que puede ser definido también como el resultado de la productividad de la naturaleza. Siguiendo este planteamiento aseguraban que los factores sólo podían crear lo suficiente para pagar los costos de producción, pero que la tierra era diferente porque era ella quien producía un excedente. La tierra, era la renta la medida del producto neto de la sociedad, ya que era el precio por el uso de ese recurso creador de riqueza.
Los fisiócratas asumieron que dada su observación de los mercados, la manufactura era una actividad estéril, ya que no se veía un gran avance en este sector. Obviamente, esto se debía al tamaño de la industria de ese entones, lo cual constituye una falla en su análisis, que se deriva también del mayor interés en la productividad física y no en la productividad del valor.
Por otro lado, asumen que los individuos buscan maximizar la ganancia y que los precios se construyen en el mercado, fruto de la misma actividad económica, que desembocó en la concepción de que la libre competencia genera mejores precios.
Existía conciencia del papel de los precios en la integración, es decir, que los esfuerzos personales estaban de alguna manera conectados entre sí (gracias al sistema de precios de la economía). Esto obedecía también a un orden natural superior que hacía que se concibiera el sistema económico como un mecanismo auto-regulable. De aquí surge la idea central del Laissez - faire (dejar las cosas a su libre albedrío) como una función del gobierno, ya que los obstáculos al crecimiento eran el resultado de las regulaciones (mercantilistas) al comercio internacional y al mercado interno. La observación fisiócrata toma un carácter más práctico cuando recordamos sus supuestos acerca de la exportación de grano, el cual, al no poder salir al mercado externo se mantenía a un precio bajo, lo que debilitaba el impulso del crecimiento agrícola. Según ellos, el laissez - faire traería un crecimiento agrícola a gran escala.
 la fisiocracia se dedicó al descubrimiento de principios que indicaban que la naturaleza de las cosas tiende hacia una ciencia de la economía política. Su filosofía subyacente era la medieval del derecho natural (jus naturae), pero la fisiocracia también siguió a Locke al destacar los derechos individuales y la justificación de la propiedad privada. Básicamente es una reacción contra el mercantilismo, paradójicamente, al tiempo que defendían el librecambio y el interés individual, los fisiócratas continuaban ponderando la autoridad absoluta.
La teoría fisiócrata refutaba que la mejor manera de poner de manifiesto todos los efectos de las opresivas políticas reales en Francia consistía en concebir el proceso de interacción mutua en cualquier año como un flujo circular de renta y gasto, y que cualquier política que ampliara dicho flujo era coherente al crecimiento económico. Para los fisiócratas la única fuente de riqueza real era el producto neto el cual se derivaba de un excedente exclusivo de la agricultura, alegando que las manufacturas eran estériles.
Los fisiócratas buscaban estimular la acumulación de capital, la cual se encontraba frenada por la enorme carga fiscal sobre los agricultores, por esto argumentaron a favor de la reforma fiscal. Por un lado estaba la satisfacción del tesoro y por otro los altos impuestos, la solución a ambos problemas estaba en gravar fiscalmente al terrateniente. Dado que los impuestos solo se pueden pagar tomando su importe del producto neto, éstos tenían que exigirse a los que percibían el producto neto. En general, propugnaban para que los tipos impositivos fueran pagados equitativamente por las diferentes clases de acuerdo al producto neto que cada uno generaba. Otra fuente de acumulación de capital para la inversión agrícola era la renta de la tierra.


            IDEAS:

Las ideas centrales de esta corriente del pensamiento económico son dos: la ley natural y la idea de la exclusividad de la productividad de la tierra. Los fisiócratas creían en una ley natural que regía el funcionamiento económico, independiente de la voluntad del ser humano. Sin embargo, ese orden podía ser estudiado y aprovechado por el hombre, para su beneficio. Ellos estudiaban las fuerzas reales que conducen al desarrollo, es decir, estudiaron la creación del valor físico y concluyeron que el origen de la riqueza era la agricultura (en últimas, la misma naturaleza era el foco de riqueza).
El aporte de Quesnay a la economía es muy importante, como ya se mencionó fue el primero que comparó el circuito económico con la circulación sanguínea del cuerpo humano en su Cuadro económico, aparecido en 1758. Quesnay ahora es reconocido por muchos historiadores como el padre de la economía política, en lugar de Adam Smith, ya que muchos años antes y a diferencia de los mercantilistas concibe la economía política como una ciencia y esta ciencia como un sistema de leyes. Sin embargo, la doctrina fisiocrática no es estrictamente económica; es de amplia envergadura; encierra una sociología e implica, por último, una metafísica. Distingue la economía política sin aislarla, pero su base es esencialmente utilitaria y económica. La teoría del orden natural constituye una doctrina cuya verdadera raíz es lo que llamamos el sistema agrícola.

No pasó inadvertido este inmenso servicio prestado a la economía política; Quesnay fue uno de los pocos iniciadores eminentes que disfrutaron su gloria. Pero hubo otros progresos que no tardaron en dejar casi en el olvido el nombre del gran fisiócrata. De Quesnay y de sus discípulos solo se vieron los errores y las exageraciones, y no se tardó en relegar a la Fisiocracia, junto al mercantilismo, en la prehistoria de la economía política.
 
CRITICAS A LA FISIOCRACIA:
 
A pesar de la influencia que mantuvo la fisiocracia por más de dos décadas, muchos economistas reaccionaron en contra de ésta corriente. Por un lado, el italiano Galiani se opuso a la idea de un orden natural y al intento de crear sistemas económicos. El filósofo francés Condillac no estaba de acuerdo con la idea que de las manufacturas fueran “estériles” y contribuyó significativamente a la teoría del valor, ya que los fisiócratas se preocupaban más por la producción y la distribución que la teoría del cambio. Los fisiócratas argumentaban que la manufactura era estéril solo en condiciones de libre competencia pero admitían que en condiciones de monopolio, la manufactura podría producir un excedente de valor por encima de los costes necesarios.
Otra crítica realizada a los fisiócratas era su concepción de que el producto neto era un regalo de la naturaleza o de Dios, idea errónea ya que la naturaleza puede explicar un excedente del producto físico en la agricultura, pero no puede explicar la existencia de un excedente de valor.
Para resumir, tanto la escuela mercantilista como la fisiócrata estuvieron interesadas en la política de crecimiento pero para los primeros era el intercambio en el comercio internacional, mientras para los otros fue el laissez-faire y su efecto sobre la agricultura, la única actividad capaz de crear el Producto Neto.
 
APORTES TEORICOS:

El término fisiocracia se aplica a una escuela de pensamiento económico que sugería que en economía existía un orden natural que no requiere la intervención del Estado para mejorar las condiciones de vida de las personas. La figura más destacada de la fisiocracia fue el economista francés François Quesnay, que definió los principios básicos de esta escuela de pensamiento en Le Tableau économique (1758), un diagrama en el que explicaba los flujos de dinero y de bienes que constituyen el núcleo básico de una economía. Simplificando, los fisiócratas pensaban que estos flujos eran circulares y se retroalimentaban. Sin embargo la idea más importante de los fisiócratas era su división de la sociedad en tres clases: una clase productiva formada por los agricultores, los pescadores y los mineros, que constituían el 50% de la población; la clase propietaria, o clase estéril, formada por los terratenientes, que representaban la cuarta parte, y los artesanos, que constituían el resto.
La importancia del Tableau de Quesnay radicaba en su idea de que sólo la clase agrícola era capaz de producir un excedente económico, o producto neto. El Estado podía utilizar este excedente para aumentar el flujo de bienes y de dinero o podía cobrar impuestos para financiar sus gastos. El resto de las actividades, como las manufacturas, eran consideradas estériles porque no creaban riqueza sino que sólo transformaban los productos de la clase productiva. (El confucionismo ortodoxo chino tenía principios parecidos a estas ideas). Este principio fisiocrático era contrario a las ideas mercantilistas. Si la industria no crea riqueza, es inútil que el Estado intente aumentar la riqueza de la sociedad dirigiendo y regulando la actividad económica

De igual modo:
- Los fisiocratas pensaban en que este era el resultado de la productividad de la naturaleza, quienes trabajaban por los bienes que tenia que pagar y dar los costes laborales.

- La produccion generada por la tierra creaba excedente llamados producto neto.

- La creencia de que la produccion agricola era la unica capaz de devolver ala sociedad una produccion mayor a los costes sociales de tal produccion y de que esta genere lo adecuado para la subsistencia de los costes.

- La industria no estaba en desarrollada a gran escala en francia, su productividadno era evidente frente la economia como teoria de los fisiocratas.

- Aportaron que el producto neto de la produccion era la tierra, donde los fisiocratas llegaron a la conclusion de que la renta de la tierra era la medida del producto neto de la sociedad.



AUTORES:

 
FRANCOIS QUESNAY:

nació en Merey, en el actual departamento Eure, cerca de París, hijo de un abogado y pequeño terrateniente. A la edad de dieciséis años empezó su aprendizaje como cirujano, marchó a París, donde estudió medicina y cirugía y, tras obtener la calificación de maestro cirujano se estableció en Mantes. En 1737 fue designado secretario perpetuo de la academia de cirugía fundada por François la Peyronie, y pasó a ser cirujano del rey. En 1744 se graduó como doctor de medicina, se le concedió primero el cargo de médico del rey para más tarde ser ascendido a primer médico consultor, instalándose en el Palacio de Versalles. Sus aposentos estaban en el entresuelo. Luis XV tenía a Quesney en alta estima, y acostumbraba a llamarle "mi pensador"; cuando le otorgó título nobiliario le asignaría como armas tres flores de pensamiento (en francés, como en español, la palabra que nombra a la bronce, pensée también tiene el significado pensamiento), con el lema Propter excogitationem mentis.
Economista francés, creador de la escuela fisiocrática (Méré, Île-de-France, 1694 - París, 1774). Tras formarse de manera tardía y autodidacta, François Quesnay llegó a hacerse cirujano en 1718; luchó contra las especulaciones propias de la medicina de la época y adquirió el suficiente prestigio como para convertirse en secretario de la Academia de Cirugía (1737) y médico de la corte de Luis XV (1752). Recibió la protección de la amante del rey, Madamme de Pompadour, que le ayudó a ganarse la confianza real como consejero.
Economista francés, creador de la escuela fisiocrática (Méré, Île-de-France, 1694 - París, 1774). Tras formarse de manera tardía y autodidacta, François Quesnay llegó a hacerse cirujano en 1718; luchó contra las especulaciones propias de la medicina de la época y adquirió el suficiente prestigio como para convertirse en secretario de la Academia de Cirugía (1737) y médico de la corte de Luis XV (1752). Recibió la protección de la amante del rey, Madamme de Pompadour, que le ayudó a ganarse la confianza real como consejero.
Con más de sesenta años empezó François Quesnay a interesarse por la economía, a raíz de la obra de Mirabeau, El amigo de los hombres; del encuentro de ambos en 1757 nació la escuela economista o fisiocrática, que adoptó la forma de una secta elitista con Quesnay como maestro supremo y un reducido número de discípulos fieles (Mirabeau, Dupont de Nemours, Mercier de la Rivière, Baudeau...).
Los fisiócratas mantuvieron contactos con otros pensadores de tendencia ilustrada, como los enciclopedistas Diderot y D’Alembert (que permitieron a Quesnay redactar los artículos sobre «Granos» y «Agricultores» de su Enciclopedia) o la llamada «escuela de Gournay», a la cual pertenecía Turgot (el único del grupo que llegó a ejercer el poder en Francia, poniendo en práctica algunas ideas fisiocráticas).

Se dedicó principalmente a los estudios económicos, tomando parte en las intrigas palaciegas, en las que estuvo perpetuamente involucrado. Conoció –aproximadamente en 1750– a Jean de Gournay (1712-1759), que también fue un pionero del pensamiento económico, y alrededor de esta pareja se formaría progresivamente el grupo filosófico de los economistas o fisiócratas. Sus discípulos más destacados fueron: Victor Riquetti, marqués de Mirabeau (autor de L'Ami des hommes, 1745-1760 y Philosophie rurale, 1763); Nicolas Bardeau (Introduction a la philosophie économique, 1771); G. F. Le Trosne (De l'ordre social, 1777); André Morellet, conocido por sus disputas con Ferdinando Galiani sobre el comercio de grano durante la Guerra de la Harina; Mercier Larivière, y Dupont de Nemours. Adam Smith, que durante su visita al continente con Henry Scott pasó algún tiempo en París conocería a Quesnay y a algunos de sus seguidores, homenajeó sus servicios científicos en su obra La riqueza de las naciones.
Quesnay murió el 19 de diciembre de 1774 y tuvo tiempo suficiente como para ver a su discípulo Turgot en el cargo de ministro de finanzas. Casado en 1718, tuvo un hijo y una hija. Su nieto sería miembro de la Asamblea legislativa.

IDEAS:

Aportes de Quesnay (1694-1774)
François Quesnay uno de los más grandes pensadores franceses del siglo XVII.  Le corresponde el honor de ser -junto a W. Petty- fundador de la economía política clásica burguesa, genial representante del pensamiento económico, líder intelectual y fundador de la escuela económica del FISIOCRATISMO.
El aporte analítico más importante de esta escuela lo introdujo Quesnay en su “Tableau Économique”, donde se muestran tres sectores: Agricultores, Terratenientes y Artesanos/sirvientes. Así se trataba de escudriñar en el tema del flujo de los ingresos monetarios entre los sectores de una economía mostrando la creación y la circulación periódica del llamado Producto Neto a través del sistema, el primer intento en la historia del pensamiento económico de dar una interpretación, un análisis teórico del mecanismo de reproducción social. Es decir, del flujo circular de la renta y gasto.
Quesnay formuló ideas muy progresistas para su época. Realizó un llamamiento tendiente a crear las condiciones para el auge de la agricultura en Francia. Bajo una base capitalista un ordenamiento del sistema de impuestos, todo con un fuerte acento antifeudal.
La popularidad de las ideas de Quesnay no fue muy prolongada. Ya a comienzo del siglo XIX las ideas de Adams Smith, tenían en Francia gran influencia y a Quesnay se le recordaba con ironía. La razón de tan acelerada decadencia del fisiocratismo radicó en el acelerado desarrollo de la industria capitalista. Sin embargo, esto no significa, que las ideas contenidas en el fisiocratismo carezcan de interés en una perspectiva histórica y científica; aún más, los elemento científicos de la doctrina de Quesnay fueron tomados y desarrollados por representantes de otras escuelas del pensamiento económico.
Por otro lado las tablas económicas continúan siendo de gran valor y utilidad por ejemplo, en la formación de teorías de balances intersectoriales. Además, otras ideas contenidas y/o desarrolladas por el fisiocratismo como sus conclusiones acerca del trabajo productivo e improductivo, sobre el cambio equivalente tienen en la actualidad 
La doctrina esencial de la fisiocracia se encuentra recogida en el Tableau économique (cuadro económico) que Quesnay elaboró en 1758, modificándolo y perfeccionándolo en múltiples ediciones posteriores. Se trataba de un modelo de reproducción económica que analizaba la circulación de la renta en una sociedad dividida en tres clases: agricultores, propietarios y los demás, a los que caracterizaba como clase estéril.
La agricultura era en aquella teoría la única actividad realmente productiva, de la que dependían todas las demás. En consecuencia, había que fomentar un desarrollo económico basado en una agricultura altamente capitalizada y tecnificada; y para ello propuso (en sus Máximas generales del gobierno económico de un reino agrícola, 1760) una política económica liberal: libertad de precios y de mercado, libertad de empresa y de cultivos, libertad de circulación y de comercio, reducción de las barreras aduaneras, simplificación del sistema tributario reduciéndolo a un único impuesto sobre la renta de la tierra…
La cabeza de los fisiócratas fue François Quesnay, médico personal de Luis XV y madame de Pompadeur y cuya facilidad para ganar adeptos en un pequeño período de tiempo provenía en parte de la importancia de su mensaje, en parte de su atractiva personalidad y en parte del ansia de poder y de la influencia obtenida a causa de su relación con las altas personas que se encontraban bajo su cuidado médico. Quesnay entró en la economía después de cumplir los sesenta años, tras haberse hecho un nombre como relevante médico y como autor de libros de medicina, biología y filosofía. EI estudio de la economía no fue más que una fase de transición en su carrera intelectual, ya que pocos años después dejó de interesarse por la economía; dedicó los últimos años de su vida a las investigaciones matemáticas.
    EI sistema de los fisiócratas requería una completa reconstrucción de la economía, ya que ellos hicieron pedazos todo el edificio del pensamiento mercantilista. Nada quedó de la primacía del comercio exterior que para ellos no es más que un «último recurso» o un «mal necesario». La esperanza de obtener ganancias nacionales a costa de otros países no es nada más que una ilusión, pues las precarias ganancias se perderán con creces en las guerras resultantes de haber llevado a cabo una política perjudicial para las otras naciones. «Monstruosos sistemas» han hecho creer a la gente que pueden vender siempre sin comprar nunca, o que, al menos, pueden vender más de lo que compran. El comercio no es más que el cambio de unas mercancías por otras; cada venta es al mismo tiempo una compra. Para poder vender, hay que comprar. Es «el colmo de la locura», estar siempre ansioso por disponer de mercancías para obtener dinero, sin querer adquirirlas nunca por medio de este. Por otra parte, el oro y la plata no constituyen riqueza, sino que son simplemente «los efectos de la producción real que ha cambiado de forma». Cuanto mayor sea esta última, menos oro y plata serán necesarios. Las privaciones no proporcionan riqueza; la producción sí. Las conclusiones sacadas de la balanza comercial son erróneas y la doctrina que identifica la ganancia nacional con el superávit de la exportación es una «idea quimérica -Así reza el argumento de Mercier de la Riviere en El orden natural y esencial de las sociedades politicas, de 1767, que sistematiza el pensamiento de la escuela. ¿Qué es lo que ofrecieron los fisiócratas para ocupar el lugar dejado por estas desacreditadas teorías?
    El propósito de los fisiócratas fue reorganizar la economía francesa por rnedio de una reforma tributaria y de promover un sistema agrícola eficaz y a gran escala. Quesnay presentó, sin embargo, su programa económico como parte de un sistema de pensamiento más amplio, que se extendía hasta las ciencias naturales y sociales y se basaba en la ley natural. De aquí deriva el nombre de la escuela, pues fisiocracia significa gobierno de la naturaleza. Quesnay hizo una aguda distinción entre el orden natural y el orden positivo, formado el primero de reglas beneficiosas y evidentes por sí mismas y reflejando el otro la insuficiencia del legislador humano. Cuando el orden positivo se distancia del orden natural perfecto e inmutable, dejan de manifestarse con toda su plenitud los efectos beneficiosos de este último. Sin embargo, si el gobierno se dejara iluminar por la razón, las leyes positivas, perjudiciales para la sociedad, desaparecerían. Estos pensamientos reflejan el punto de vista estoico de un cosmos ordenado por las leyes, el optimismo de la filosofía de Leibniz y la fe de los racionalistas franceses en el poder de la razón para obtener la verdad, a partir de unas premisas "evidentes por sí mismas". El criterio de Quesnay sobre el mundo y la ciencia está conforme con el modelo del racionalismo cartesiano, tal como había sido modificado por Malebranche (1638-1715), del que Quesnay fue un fiel seguidor. Malebranche se imaginaba al cosmos como una variedad de órdenes jerárquica y armoniosamente colocados. Como Descartes, desconfiaba de los datos ostensiblemente establecidos por los sentidos y ensalzaba en su lugar a las inmutables y eternas representaciones de la mente. Estos artificios de la razón son un eco tanto de las ideas de Platón, como de los conceptos abstractos y de los modelos teóricos utilizados en economía. Como cartesiano y como seguidor de Malebranche, Quesnay se convierte así en el fundador de la tradición racionalista de la economía.

OBRAS:

Jacques Turgot, Baron de l'Aulne


En 1758 publicó el Tableau économique, que contenía los principios de las ideas de los fisiócratas. Este es quizá el primer trabajo que intenta describir el funcionamiento de la economía de forma analítica y puede considerarse la primera contribución importante al pensamiento económico.
Las publicaciones en las que Quesnay expuso su sistema fueron: dos artículos, sobre "Fermiers" (granjeros) y sobre "Grains" (granos) en la L'Encyclopédie de Diderot y D'Alembert (1756, 1757); un tratado sobre las leyes naturales en la Physiocratie de Dupont de Nemours (1768); Maximes générales de gouvernement economique d'un royaume agricole (maximas generales del gobierno económico de un reino agricola)(1767) y la, publicada simultáneamente, Tableau économique avec son explication, ou extrait des économies royales de Sully (con el famoso lema Pauvres paysans, pauvre royaume; pauvre royaume, pauvre roi: campesinos pobres, reino pobre; reino pobre, rey pobre)); Dialogue sur le commerce et les travaux des artisans, y otras piezas menores.
Sus escritos económicos se recogen en el segundo volumen de los Principaux économistes, publicados por Guillaumin con prefacio y notas de Eugène Daire; también sus OEuvres économiques et philosophiques estaban introducidas por August Oncken (1888); una reimpresión en facsímil de la Tableau économique a partir del original sería publicada por la British Economic Association (1895). El resto de sus escritos fueron el artículo Évidence en la Encyclopédie y Recherches sur l'évidence des vérites geometriques, con un Projet de nouveaux éléments de géometrie, 1773. El Elogio de Quesnay fue pronunciado en la Academia francesa de ciencias por Grandjean de Fouchy.
 

 fue un conocido político y economista francés del siglo XVIII. Contemporáneo, amigo y protector de Quesnay y los fisiocratas, aunque manteniendo ideas originales.  Estudió en la Sorbona y ocupó importantes puestos administrativos y políticos, llegando a ser Ministro de Finanzas bajo Luis XVI.
Decidido defensor de la libertad de comercio, Turgot era enemigo de los gremios y reformista, pero poco partidario de la intervención gubernamental. Mientras estuvo en el ministerio, nombró responsable de la casa de la moneda a su amigo Condorcet, tratando de restringir los gastos del estado.
Se considera que tuvo gran influencia sobre Adam Smith, quién le visitó asiduamente durante su estancia en Francia.
París, 1727-id., 1781) Economista y político francés. Nacido en el seno de una familia de notable experiencia política, abandonó la carrera eclesiástica poco antes de su ordenación. Trabó amistad con Condorcet, Pont de Nemours, Gournay y otros intelectuales cercanos a la escuela fisiócrata de pensamiento económico. Tras finalizar sus estudios de derecho, inició una exitosa carrera en la Administración que, en 1761, le permitió acceder al cargo de intendente de la región de Limoges, donde exhibió unas extraordinarias dotes administrativas; impulsó un catastro de la zona y eliminó instrumentos impositivos desfasados, como la corvée. Paralelamente escribió varias obras de teoría económica como Reflexiones sobre la formación y distribución de la riqueza (1766) o Sobre la libertad en el comercio de grano (1770). En 1774, Luis XVI le designó auditor general, y durante los dos años en los que permaneció en el cargo introdujo numerosas reformas, muchas de ellas orientadas a la abolición de los privilegios de los terratenientes, cuyas intrigas provocaron su destitución.

IDEAS:
Turgot, junto a François Quesnay, fue uno de los mayores exponentes de la Escuela fisiócrata. Ésta, la primera escuela económica propiamente tal que haya existido en la historia, tenía como principal bandera de lucha el eliminar al máximo la intervención estatal. Su premisa básica era que se debía, ante todo, respetar el orden natural. Para los Fisiócratas, los intereses individuales se armonizan espontáneamente, al igual que la naturaleza, por lo que la autoridad estatal debe incidir lo menos posible en la economía.
El Interés individual, sostenía Turgot, coincide siempre con el Interés general en el Mercado libre. El comprador elegirá al vendedor que le ofrezca el mejor precio por el Producto más satisfactorio, y el comerciante venderá su mejor Mercancía al precio más competitivo. Frente a esto, las restricciones gubernamentales hacen que la gente compre productos peores a Precios altos. Este pensamiento consagró a Turgot como uno de los padres del Laissez Faire.
Por ejemplo, según Turgot es posible que exista un mercader estafador y un Consumidor incauto, pero el Mercado aportará sus propios remedios: el Consumidor engañado aprenderá por experiencia y dejará de frecuentar al mercader timador, el cual caerá en descrédito y, de ese modo, será castigado por su fraude. En general, Turgot prefería la regulación del Mercado ante la regulación estatal, ya que consideraba impracticable a esta última y, por lo general, una permanente excusa para cobrar más Impuestos. Si Bien el autor mantuvo diferencias con los Fisiócratas en general, y él señalaba que no pertenecía a esa "secta", su pensamiento está absolutamente enmarcado en esta ideología.
Un adelantado a Adam Smith
Jaques Turgot, al igual que el propio Adam Smith, no logró percatarse de la Revolución Industrial que estaba a punto de desarrollarse en Inglaterra (de hecho, ésta recién fue percibida por los autores a principios del siglo XIX, veinte años después de la muerte de Turgot). Es por esta razón que Turgot consideraba a la agricultura, y no a la Industria, como la base de la Riqueza de una nación.

OBRAS:
·         Lettre a l'abbé de Cice (sur le Papier-Monnaie), 1749 
·         Tableau philosophique des progrés successifs de l'esprit humain, 1750.
·         Plan de deux Discours sur l'Histoire Universelle, 1751.
·         Plan d'un ouvrage sur la geographie politique, 1751.
·         Fragmens et pensees detachees pour servir a l'ouvrage sur la geographie politique, 1751.
·         Articles in Diderot's Encyclopaedia, 1757 - "Etymologie", "Foire et Marchés", "Fondation", "Langues".
·         "Éloge de Vincent de Gournay", 1759, Mercure.
·         Le Commerce des grains: Projet de lettre au contrôleur général Bertin sur un projet d'édit, 1763.
·         Reflections on the Formation and Distribution of Riches, 1766 
·         L'Impôt Indirect: Observations sur le mémoires récompensés par la Société d'Agriculture de Limoges, 1768.
·         Valeurs et Monnaie: Projet d'article, 1769 
·         Mémoire sur les prîts d'argent, 1770.
·         Lettres au Contrôleur général (abbé Terray) sur le commerce de grains, 1770.
·         Lettre au Contrôleur général sur la marque des fers, 1773.
·         Letters to DuPont de Nemours
·         De sus obras, la más famosa es Reflexiones sobre la formación y Distribución de la Riqueza (1766). Es un Trabajo que apenas sumaba una cincuentena de páginas, de tendencia básicamente capitalista, cuyo objetivo principal es investigar la manera en que funciona la "máquina" económica. Al igual que Quesnay, Turgot consideró a la economía como un sistema, donde todos los agentes económicos (productores y Consumidores) están relacionados.
Sus aportes a la Ciencia Económica son numerosos. En primer lugar, se adelantó a Adam Smith en mostrar las bondades que representa la división del Trabajo; es decir, si cada persona se especializa en una actividad determinada, la Productividad es muchísimo mayor que si cada persona realiza actividades distintas. Además, fue pionero en hablar de la "ley de los rendimientos decrecientes", ley que establece que en la medida en que se intensifica la mano de obra (o el Capital), el rendimiento va siendo cada vez menor. Por ejemplo, si cinco trabajadores producen cien, el doble de trabajadores producirán menos de doscientos. ¿La razón? Los rendimientos decrecientes. Este descubrimiento, que Turgot sólo vislumbró en el campo de la agricultura, estableció una de las leyes básicas de la economía, que evidentemente sigue vigente hasta nuestros días.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada